Buscar en este blog

miércoles, julio 22, 2009

Un brindis por la vida que pasa rápido y la lenta despedida de un Windows XP


Hoy me dió un ataque, de esos que me dan una vez por año aproximadamente, y me puse a corregir lo que posteo. Es como un repentino ataque de perfeccionismo que me hace releer todos los post que pueda y corregirlos. Porque si hay algo que hay algo que respetar, eso es el idioma. Oh si. Además casi todas las veces que escribo estoy entrado en alcoholes y eso me complica aunque también me inspira. Porque hay borrachos que cantan, otros que se tambalean, otros que patinan con la lengua como en el Fun on Ice, y otros como yo, que nos olvidamos de años de educación y nos volvemos flamantes escolares. Cuantas veces han tenido que decirme "es escrito, no escribido, es impreso no imprimido". Me doy cuenta al instante pero en estos casos basta con decir "escribi..digo escrito" para que surjan risas. Es un efecto extraño de la borrachera. El otro sucede en mis viajes hacia el inconsciente. Según testigos, cuando me duermo borracho comienzo a hablar y posteriormente a gritar. La testigo ha tenido que dar golpes repetidas veces para detener estos acontecimientos con resultados nulos en todas las ocasiones.

Me puse el “Ex” de La Hermana Menor, el cual creo personalmente que le da mil dos vueltas al último. Con ese clima me puse a corregir unos dos minutos hasta que me cansé y me puse a escribir esto. Estoy terminando la clásica botella de vino de los martes y estoy celebrando el inmenso logro de haber instalado el windows XP en mi pc. Como decía la propaganda del Clue "parece fácil (decía una carita), no es tan fácil (decía la otra)". Y me sorprendo a mi mismo, siendo que fuí uno de esos pendejos interesados en la computadora cuando los demás estaban enfermos con la Mortal Kombat, o todas las mierdas del super Nintendo. Por lo menos en mi clase eramos dos los que sabíamos utilizar el Wordperfect, y lograbamos que la tortuguita del Logowriter diera 200mil vueltas a la pantalla hasta que finalmente sacaba una pipa y le metía tabaco de menta, mientras nos decía "Just type it"[1]. Logowriter...Programón.

Como suena este disco, empieza "Ejército de un Solo Hombre". He estado un tiempo con este tema de la instalación de Windows XP, y finalmente lo logré. Y mientras sigo bajando este rosado varietal pienso en el programa que voy a sacar en breve. Sería un programa radial, pero en realidad no va a ser asi ya que solo voy a dejar links para que lo bajen por internet. Asi que más bien sería algo asi como una continuación del blog pero en audio. Esta continuación se va a llamar Una Noche en Anguila. Ahí van a poder escuchar mi voz aquellos que no la conocen y les da curiosidad, van a escuchar musica, van a escuchar material leido por mi y por algunos invitados. Va estar lindo. Yo me voy a divertir haciéndolo y espero que ustedes disfruten a roletes. Es más, ya me divertí porque el primer programa ya lo grabé. Lamentablemente con el problemita que tuve con la pc se me borró. Bueno, no se me borró, lo borré una noche que llegué borracho y con mis capacidades totalmente disminuidas. Calculo que en un par de semanas va a estar pronto el primer engendro.

Por otro lado, lamento que estemos dejando un poco de lado el Blogger para colgarnos con el maldito Facebook. Les juro que no le daba ni dos pesos, pero confieso que se ha vuelto por lo menos interesante por razones que desconozco. Cuando entro no hay nada que me llame la atención. Solo veo comentarios y cosas que hacen los demás y por algún motivo el Sr.Zuckemberg cree que a mi me interesan. Pero bueno, también por extraños motivos sigo entrando y hasta levanto cosas.

Ahora voy con el brindis por la vida que pasa rápido. Si, rápido. No dejo de sorprenderme por este hecho. Es el gran colmo de la vida. O no hacemos absolutamente nada, y somo perdedores y vagos, mientras la vida pasa lentamente, pero con problemas que nos hacen desear apretar el FF, o tenemos un trabajo estable y cómodo, mientras la vida va como pedo sin esperarnos. Siempre pienso en eso. La rutina acelera la vida y nos acerca a la muerte, mientras que el ocio enlentece la vida pero los problemas que te surgen por los costados te hacen desear la muerte de una vez por todas.

Creo que el punto medio e ideal de esto sería tener un trabajo que te permita elegir los momentos de ocio. Es ideal porque la vida no pasa tan rápido y la presión social se desvanece porque a fin de cuentas estás haciendo algo. El único problema que tenés en esos casos es el de todas las personas que sienten que sus vidas pasan rapidamente y ejercen una nueva presión social.

Si entendieron esto último los felicito. Yo por mientras sigo reflexionando porqué me siento bien con la vida mientras salto del clásico litro al litro y medio. Chau!



[1] “Sólo tipealo”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Do it!